Todas las entradas de: katie

Katie, CLD, Education Manager, joined the First Care Clinic staff in 2017. She has been a labor and postpartum doula since 2009 and is also a childbirth educator. Katie is excited to be “back in the birth world,” teaching and forming relationships with moms. She and her husband of 20 years have three teenage children.

Nutrición durante el Embarazo

Ya sabes lo importante que es comer bien cuando estás embarazada. Pero, ¿qué significa? Tu madre probablemente te dijo que comieras verduras, lo cual es un buen comienzo. Pero si estás embarazada, o estás pensando en quedarte embarazada, es tiempo de aprender más sobre nutrición durante el embarazo.

Una buena nutrición es importante para la salud en general, durante toda nuestra vida. Pero el embarazo es un tiempo para ser consciente de específicas necesidades nutricionales. De acuerdo con la American College of Obstetricians and Gynecologists (ACOG), las mujeres embarazadas necesitan prestar especial atención a la necesidad extra de calcio, ácido fólico y hierro. También es importante ser conscientes de las enfermedades transmitidas por los alimentos que pueden afectar el desarrollo del bebé.

Know what to eat (and what to avoid) during pregnancy
Una buena nutrición es importante para la salud en general, durante toda nuestra vida. Pero el embarazo es un tiempo para ser consciente de específicas necesidades nutricionales.

Asegúrate de consumir estas tres vitaminas vitales y minerales durante el embarazo:

  • Calcio es un mineral que ayuda a formarse los huesos y los dientes de un bebé. Las mujeres embarazadas deberían tener entre 1,000-1,300 mg diarios. Calcio se encuentra en productos como brócoli y verduras de hoja verde. Suplementos de calcio pueden ser recomendados por tu doctor.
  • Ácido Fólico. El ácido fólico es esencial durante el desarrollo del bebé en el vientre de su madre. Defectos en el tubo neuronal son el resultado de un desarrollo incompleto del cerebro o espina dorsal. El ácido fólico es necesario para prevenir este tipo de defectos. Las guías actuales sugieren de que las mujeres embarazadas tomen 600 microgramos de ácido fólico diarios. El ácido fólico también es conocido como folate (una vitamina B). Es difícil medir la cantidad de ácido fólico sólo en nuestra comida. Y por esta dificultad, las mujeres embarazadas o mujeres que tratan de quedarse embarazadas deberían tomar este suplemento diariamente.
  • Otro mineral, hierro, es especialmente importante durante el embarazo. El hierro ayuda a llevar oxígeno a los órganos. Durante el embarazo, deberías tomar 27 mg diariamente. Eso es como dos veces la cantidad sugerida para las mujeres no embarazadas. El hierro se encuentra en carne roja, pescado, ave, guisantes y legumbres secas, y cereales enriquecidos con hierro. Un complemento diario se aconseja para alcanzar la cantidad diaria que es recomendada durante el embarazo. Comer alimentos altos en vitamina C, como frutas cítricas y tomates, ayuda al cuerpo a absorber el hierro más rápido.

Las enfermedades transmitidas por los alimentos  deben considerarse cuidadosamente durante el embarazo. Las enfermedades transmitidas por los alimentos representan un riesgo tanto para la madre como para el bebé.

  • Diarrea y vómitos consecuencia de alimentos con enfermedades pueden causar demasiada pérdida de agua para tu cuerpo. Puede alterar el equilibrio químico de tu cuerpo.
  • Otras complicaciones de enfermedades transmitidas por alimentos como listeriosis puede tener efector más serios. Puede provocar parto prematuro, aborto, o muerte del bebé.
  • Las mujeres embarazadas tienen 13 veces más probabilidades de contraer listeriosis, una enfermedad transmitida por comida, que la población general. Para ayudar a prevenir listeriosis, las mujeres embarazadas deberían evitar estos alimentos:
    • Quesos frescos
    • Embutidos o salchichas
    • Carne refrigerada para untar
    • Huevos, carne o mariscos crudos o poco cocinados

Si estás embarazada, deberías ser conscientes de las necesidades nutricionales específicas que tú y tu bebé tienen. Siguiendo estas instrucciones, aumentarás tus probabilidades de tener un bebé  saludable. Y será bueno para tu propio cuerpo también.

Buena nutrición es algo que debería empezar incluso antes de nacer. Comer una dieta saludable en todas las fases de nuestra vida, nos da la mejor base posible para una vida larga y saludable!!

Cinco Cosas que Cada Mujer Necesita (Tenga o No a Alguien Más)

Cinco Cosas que Cada Mujer Necesita (Tenga o No a Alguien Más)

Tener Confianza en sí misma. Enfócate en tus habilidades y talentos. Trabaja duro y siéntete orgullosa de lo que consigues. No te compares con otras mujeres, ya sea en parejas, belleza, ropa o cualquier otra cosa. Nunca jamás sientas que tu valor tiene que venir de alguien más, como amigos populares o novio.

 Sé autosuficiente. Igual que tu valor no debe venir de nadie más, tu vida tampoco debería ser dictada por nadie. Pedir consejo de amigos es bueno y saludable, pero no permitas que nadie más dirija tu vida. Tú necesitas tomar tus propias decisiones y descubrir lo que quieres hacer y dónde quieres ir en tu vida. Pregúntate a ti misma — ¿eres feliz con tu vida? ¿qué quieres cambiar? ¿cómo quieres dirigir tu vida para hacerla diferente?

Good girlfriends
Tener algunas buenas amigas puede ayudarte a ser tu mejor yo.

Ten algunas buenas amigas. Tengas o no novio, prometido o esposo o que seas soltera, necesitas algunas buenas amigas. Si necesitas desahogarte o un buen consejo, ve a ellas. Si quieres una amiga con quien ver películas “de chicas” y pintarte las uñas, ellas son a quienes vas. Si estás en una relación con alguien (o cuando estés), asegúrate de hacer tiempo con tus amigas. No seas una novia empalagosa, que abandona a todos los demás amigos y exige toda la atención del novio. Mantén tu propio grupo de amigos. Tu novio, y tus amigas y tú lo agradeceréis

Ten tu propia opinión y creencias. Esto va relacionado con ser autosuficiente y se explica por sí mismo. Piensa en lo que tú valoras, lee y considera los problemas e ideas. Averigüa lo que personalmente crees y encuentras importante. No lo que tus amigos creen, no lo que tu familia cree, no lo que tu novio cree, no lo que es popular creer, sino lo que crees. Tú necesitas creer cosas por tus propias  razones. Tener tus propias ideas y razonamientos te hará más fuerte. Eso hará más fácil seguir tu propia conciencia y confianza en ti mismo, en lugar de cuestionarte a ti mismo y tus creencias – o estar de acuerdo con lo que otras personas piensan.

Por último, necesitas hacer aquello con lo que disfrutas. Encuentra una actividad o hobby que disfrutas y hazlo. Tan ocupados como estés – especialmente cuando estás en una relación – asegúrate de tener tiempo para hacer cosas para ti. Tómate algún “tiempo para mí”. Esta  es una buena manera de asegurarte que tu vida no se enreda demasiado en la de alguien más y te relajas y disfrutas de ti misma.

1 de Cada 7 se Siente Deprimida

Era casi una semana después de mi 21 cumpleaños cuando desperté a mi esposo y le dije, “es hora de ir al hospital”. Sabía que estaba de parto de nuestro primer hijo.

Hace veinte años, no sabía mucho sobre tener un bebé, pero esa noche, yo sabía que iba a tener mi bebé. Mi esposo y yo manejamos por calles vacías hasta el hospital con una mezcla de sentimientos de emoción y nerviosismo.

En el hospital, no estaba segura de qué hacer, qué preguntar, o cómo actuar. Recuerdo a las enfermeras venir. Me decían que iban hacer esto  y aquello y lo hacían sin que yo pudiera decir mucho al respecto. Comencé a sentirme un poco fuera de control de la situación y más ansiedad sentía.

El nacimiento de mi hija fue un poco difícil. En lugar de tenerla a mi lado después de nacer, el personal del hospital se la llevó al nido. No pude tener a mi hija en brazos hasta la mañana siguiente.

Cuando me trajeron a mi bebé, la miré con cierta indiferencia. Hasta a mí misma me llamó la atención mi reacción porque mi primer pensamiento fue, “está bien, ¿puedo volver a dormirme ahora? Hubiera esperado experimentar un torrente de amor y ternura. Pensé que cualquier nueva mamá debería sentir este amor la primera vez que cargara a su bebé. Esa indiferencia, y la culpabilidad que sentí por sentirme así, continuaron por unas semanas cuando volvimos a casa.

Mi experiencia no es del todo poco común. Tenemos ese mito en la sociedad que “las buenas madres” lloran para probar su amor y valía como madres cuando ven a sus bebés. Pensamos que esta “buena madre” tiene cuidado de sí misma y del recién nacido. Una “buena madre” también limpia y lava la ropa y hace la cena sin pestañear. De alguna manera creemos que si no conseguimos todo esto mientras nos recuperamos físicamente del parto – y con dos o cuatro horas de sueño – fracasamos como madres. Me sentía como una fracasada. Esto pronto  convirtió en sentimientos de desesperación y depresión.

Una de cada siete mujeres experimenta problemas mentales o alteraciones del humor después del parto. Sin embargo, a menudo no les damos permiso a las mujeres para hablar sobre estos sentimientos. Es hora de reconocer que existe la tristeza postparto, depresión e incluso psicosis. Nadie tiene la culpa de eso. Está bien pedir ayuda y admitir que esto te ha pasado. Hay ayuda disponible.

No es una mancha en tu carácter o tu valía como madre o mujer si tú eres esa una de entre siete mujeres que experimenta problemas de salud mental después del parto.

Yo encontré el valor de hablar con mi doctor sobre mi depresión y me dieron herramientas que me ayudaron. Mi hija es una belleza de 20 años y tenemos una relación fuerte y segura. Estoy agradecida que tuve ayuda sin que me juzgaran. Gracias que fui capaz de pasar de un tiempo de oscuridad a una amorosa relación con mi hija.

Si tú te ves con la necesidad de hablar con alguien sobre tu propia experiencia, por favor, no tengas miedo de hacerlo. Puedes hablar con tu doctor, encontrar un grupo de apoyo o contactarnos en First Care Clinic. Estamos dispuestos a escucharte y ofrecerte apoyo y recursos.

¿Todavía no estás lista para llamar? Mira estos recursos para unos primeros pasos hacia la ayuda que necesitas:

www.postpartum.net
Apoyo Internacional Postparto – Número de teléfono: 800-994-4PPD (4773)
PPD Madres – Número de teléfono: 800-PPD-MOMS (800-773-6667)